Amigos imaginarios: ¿Es grave? ¿Cuál es el tratamiento?

amigo-imaginario

Hace más bien poco, Marta, mamá de una niña de casi 4 años, Alejandra, nos contaba una divertida anécdota sobre su hija. —El otro día la niña hizo que bañara a uno de sus amigos imaginarios. La mamá continuó explicándonos que Alejandra tiene 2 amigos inventados, imaginarios. Su hija los llama cariñosamente: la buena y la mala. Cuando hace alguna travesura, y su madre le echa una reprimenda, la niña culpa a la mala. La buena en cambio siempre la acompaña. ¿Quién dijo que tener un hijo único no era familia numerosa?—.

Los amigos imaginarios suelen aparecer entre los 2-3 años, curiosamente la edad en la que los niños desarrollan una gran imaginación y fantasía. Los expertos señalan que tener amigos imaginarios permite a los niños/as expresar sus sentimientos, proyectar sus miedos o conflictos y, lo que es más importante, reflejar su creatividad.  Salvo casos excepcionales, como que el niño se aísle, tenga conductas agresivas motivadas por un exceso de fantasías o sus personajes pervivan más allá de los 8 años, los amigos imaginarios no suponen nada malo.

¿Vuestros hijos también tienen amigos imaginarios? 

Compartir: