EL APRENDIZAJE A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS

Los cinco sentidos

Los niños exploran y aprenden sobre el mundo que los rodea usando sus sentidos: tacto, gusto, audición, olfato y visión. A través de los sentidos los niños comprenden las cosas, como por ejemplo, el sentido del tacto. Aprenden sobre las texturas, cómo se sienten las cosas: duro, blando, pegajoso, húmedo o seco. Estas experiencias provocan otras oportunidades valiosas de aprendizaje. Los otros sentidos también son estimulados y uno de los resultados es el desarrollo de lenguaje. Las experiencias sensoriales ayudan a los niños a identificar olores, el color de las cosas, a reconocer sonidos familiares, y a desarrollar una preferencia por sabores. Los niños aprenden a usar su cuerpo y almacenan estas valiosas experiencias de aprendizaje en su cerebro.

Al usar todos los sentidos, los niños comprenderán y aprenderán más sobre su mundo gracias a las experiencias directas. Tocar un objeto, reconocer la manera cómo se siente, cómo huele, cómo suena, todo esto ayudará en el aprendizaje y se registrará en sus mentes.

perception

Experiencias sensoriales
No debemos forzarlos, debemos ofrecer diariamente a los niños diferentes posibilidades para escoger que sean apropiadas para su edad y que estén basadas en sus intereses. Algunos niños disfrutan la textura de la plastilina, mientras que otros prefieren usar sus dedos para actividades de pintura, o llenar y verter agua en contenedores. Los adultos pueden apoyar el aprendizaje del niño proporcionando una variedad de experiencias sensoriales y estando presente para responder sus preguntas y ofrecer mayor entendimiento y posibilidades sobre la actividad mientras ellos van explorando.

Ten en cuenta que el juego es la manera de trabajo de los niños, y que el valioso aprendizaje ocurre a medida que exploran y se ensucian, así que los adultos deben recordar ser pacientes. Motive a tus peques para que sean parte de la preparación y de la limpieza de una actividad. Además de la experiencia sensorial, así también nutrirás y reforzarás su confianza a través de este proceso.

 

JUEGOS PARA ESTIMULAR LOS SENTIDOS

El tacto, la vista, el oído, el gusto y el olfato. Estimular los sentidos de los niños con diferentes juegos es una forma de pasar un tiempo muy divertido con nuestros hijos y de que los niños empiecen a conocer el mundo. Estos son algunos juegos para estimular sus sentidos.

oido2

OIDO - Juegos para unos oídos finos

  1. El juego del despertador (para niños a partir de los dos años): a este juego se puede jugar con un niño o con varios. Todos estamos en una habitación y un niño se marcha fuera. Cuando no está en la habitación, pones el despertador para que suene a los dos o tres minutos y lo escondes (en un cajón, detrás del sofá..., tienes que adaptar la dificultad del escondite a la edad del niño). Llamas al niño para que entre y espere a que suene el despertador. El niño debe intentar encontrar el despertador siguiendo los sonidos que emite. Es un juego de estimulación simple que entrena la capacidad auditiva y se puede jugar con niños muy pequeños.
  2. La lotería auditiva (on un poco de ayuda pueden jugar niños a partir de los tres años):  para este juego tienes que grabar varios ruidos, por ejemplo un coche cuando arranca, una puerta que chirria al cerrar, un tren que se pone en marcha, una cerilla que se enciende etc. Para cada sonido grabado, buscas una imagen en revistas, las recortas y pegas encima de unas tarjetas blancas. Estas se reparten en el suelo. Pones la cinta con los sonidos grabados. El juego consiste en señalar la tarjeta que corresponde al sonido que se escucha en cada momento. El que primero la identifica correctamente, se queda con la tarjeta. El ganador es el que más tarjetas tiene al final. En este juego, los niños comprenden las relaciones y aprenden a memorizar.
  3. Parejas de sonidos (a partir de los cuatro años): para preparar este juego, necesitas algunas cajitas negras de los carretes de fotos y materiales diversos como arroz, guisantes, piedras, arena o algodón. Tienes que llenar dos cajitas vacías con cada material y apuntar el contenido de cada cajita en una etiqueta en la base de la misma. Primero agitas una cajita tras otra para escuchar cada sonido. Después mezclas las cajitas. El juego consiste en identificar las cajitas que llevan el mismo contenido a través de los sonidos que producen al agitarse. Los niños se concentran en lo que escuchan pero al mismo tiempo vinculan lo que escuchan con la imagen del contenido de cada cajita. Fomenta la fantasía y la capacidad de combinar varias informaciones.VISTA - Juegos que abren nuevas perspectivas
  4. Arcoiris (a partir de los dos años): para los niños, la luz es transparente. Aún tienen que aprender que detrás de esta supuesta invisibilidad existe un mundo escondido de colores que se pueden visualizar. Para ello, se puede o bien comprar una bola de cristal biselado que divide los rayos de sol en los colores del espectro o crear, con el chorro que sale de la manguera, un arcoiris. En ambos casos, refracta la luz en rayos coloridos. Despierta la curiosidad.
  5. Caminatas nocturnas (a partir de los cuatro años): quien apenas ve algo, escucha con más intensidad. Esta experiencia fortalece la percepción corporal, la autoestima y la confianza. Los niños mayores aprenden que se pueden fiar de sus sentidos y de las personas que les guían a través de la noche. Especialmente interesantes suelen ser las caminatas nocturnas guiadas por expertos de asociaciones de ornitología o de medio ambiente.

    OLFATO - Juegos para narices estrellas
  6. Juego de la mariposa nocturna (a partir de los cuatro años):  El olfato está estrechamente vinculado con el centro de las emociones en el cerebro. Por esto, este juego fomenta la capacidad de orientarse por su "propia nariz“ – que es por sus propios sentimientos. Repartes los niños en dos grupos. Unos representan a las hembras y los otros a los machos. Las "hembras“ se echan cada una un poco de aceite perfumado o de perfume y se esconden en lugares cercanos. Das los frascos a los machos se les da y ellos tienen que intentar oler dónde está la "hembra“ que lleva este olor.gusto2
    GUSTO - Juegos para niños hambrientos
  7. ¿Sabe a ..? (a partir de los tres años): Pon varios cuencos en la mesa. Cada cuenco debe llevar un alimento diferente, coge algo dulce, algo ácido, algo pegajoso, algo salado, según lo que tengas en casa. Primero los niños pueden mirar todo lo que hay. Luego pones a un niño una venda para los ojos y los demás niños eligen lo que le dan a probar. Una vez que lo tiene en la boca, tiene que adivinar lo que es.
    TACTO - Juegos para descubrir los sentidos
  8. ¡Tócalo! (a partir de los dos años): coge un saco o una bolsa que no deben ser transparentes y llénala con cosas variadas que los niños deben poder identificar solamente a través del tacto. Puede ser, por ejemplo, un trozo de madera, un cepillo, un juguete, un plátano – lo que tengas a mano.
  9. Andar descalzo (a partir de los dos años): construye un camino al aire libre pegando varios materiales encima de placas de poliestireno (fieltro, papel de aval, hilos de lana, papel de esmeril) y entre ellas pon cubos con arena, agua o fango. La tarea consiste en caminar por este camino con los ojos cerrados adivinando los materiales que pisas. Estimula el tacto y fomenta la apertura para nuevas experiencias.

 

Esperamos que os hayan gustados estos consejos y actividades. Animate a desarrollar alguno de estos juegos con tus peques y cuentanos tu experiencia.

Abierto plazo de matricula para el curso 2015 - 2016.
Plazas limitadas.
Formulario de solicitud de Información

Compartir: