EL PODER DE UN ABRAZO

special_needs_hug

El contacto físico no es sólo agradable, es necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal; acrecienta la alegría y la salud de la persona.

Todos/as funcionaríamos mejor durante el día, si abrazáramos o nos dejáramos abrazar. Si bien es cierto que dar o recibir un abrazo es algo simple y cotidiano, casi todos desconocemos la dimensión de plenitud que nos proporciona. Los expertos en la materia, tienen mucha razón al decir que "en su forma más elevada, abrazar es también un arte". Una de las formas más naturales y espontáneas de demostrar afectos es a través del abrazo. "Si bien hay muchas formas de tocar, el abrazo es una muy especial y que contribuye de un modo muy importante, a la curación y la salud.

hug_7

El contacto físico es muy saludable y necesario para el desarrollo emotivo, físico y cognitivo de los niños/as y para el bienestar total del niño/a, especialmente en las etapas tempranas de la vida. Darles afecto físico a los niños es algo muy saludable y maravilloso que no es dañino o negativo. La investigación demuestra los muchos beneficios del poder del contacto físico. Cuando los padres/madres o proveedores de cuidado les dan afecto físico a los niños, eso no sólo los calma, sino también crea un vínculo emocional que les proporciona abundante y saludable confianza en sí mismos, la cual les ayudará después a lidiar con problemas como la ansiedad por separación, y los hará independientes, productivos y llenos de relaciones saludables.

Protege de los resfriados Por este motivo, los investigadores analizaron si recibir abrazos podría también proteger a la persona ante determinadas amenazas. Para ello, estudiaron a 404 personas sanas a quienes preguntaron sobre los la cantidad de conflictos que tenían y los abrazos que recibían.

Posteriormente, los participantes fueron expuestos intencionalmente a un virus del resfriado común y monitoreados durante 40 días para evaluar la infección y los signos de la enfermedad. Así, los científicos comprobaron que las personas que más recibían abrazos tenían un menor riesgo de infección y menos síntomas de enfermedades leves. «Esto sugiere que el aumento de la frecuencia de abrazos podría ser un medio eficaz para reducir los efectos nocivos del estrés», ha zanjado el investigador principal.

a-hug-a-day-2

En nuestra escuela infantil Con-Sentidos potenciamos el mundo de los abrazos cada día, motivamos a los niños a que cuando se pelean en lugar de generar castigo o rechazo los invitamos a que se abracen, a que se pidan perdón, así conseguimos que los niños/as no generen rabia sino que la emoción de ira transite lo antes posible para instalarse en sus cuerpos la de la ternura y la alegría. 

Compartir: