FIEBRE EN LOS BEBES Y EN LOS NIÑOS/AS

images

La fiebre en los bebés y los niños/as: síntomas y tratamiento
La fiebre es una elevación de la temperatura del cuerpo que indica que se han activado mecanismos de defensa del organismo. Cuando aparece, señala que algo no marcha bien. Los bebés y los niños, cuando tienen fiebre, suelen tener la piel muy caliente. Pueden demostrar que están molestos o parecer decaídos. Debemos controlar la temperatura de los pequeños cuando aparecen estos síntomas.
La fiebre es la elevación de la temperatura del cuerpo, por encima de los valores habituales. Si la temperatura del cuerpo está entre 37º y 38º, se suele decir que se tienen “décimas” o también “febrícula”.
Entre 38º y 39,9º, hablamos de fiebre. Por encima de 40º, de “hipertermia”.
En el mismo momento, el termómetro nos puede indicar diferente temperatura en diferentes partes del cuerpo (en la boca o en el recto, suele haber 5 décimas más que en la axila o la ingle).
Los termómetros de mercurio eran los más exactos, aunque desde el año 2009 están prohibidos en la Unión Europea debido a la toxicidad de este metal. Los termómetros electrónicos no son tan exactos, aunque son muy cómodos ( y no se rompen tan fácilmente).
¿Por qué se produce?
En general, la fiebre indica que se han puesto en marcha procesos defensivos del organismo.
La fiebre no es mala por sí misma. En realidad es un indicador de que “algo ocurre en alguna parte”.
La fiebre suele elevarse en caso de infecciones variadas y también en la deshidratación .
.
¿Qué tenemos que hacer?
Lo que no conviene hacer:
• Abrigar al bebé o niño en exceso.
• Obligarle a que coma.
• Darle antitérmicos sin comprobar su temperatura.
• Suprimir su baño.
• Ponerle compresas de alcohol en la frente.
Lo que sí conviene:
• Aligerarle de ropa.
• Ofrecerle líquidos.
• No insistir con la comida. Por ejemplo, los bebés amamantados se refugian en el pecho, en donde obtienen alimento, líquidos, defensas y consuelo. Suelen querer mamar más a menudo que antes.
• Darle un baño para relajarle y limpiarle el sudor.
• Ponerle el termómetro para conocer la temperatura.
• Observar si hay otras manifestaciones acompañantes.
Consulten rápidamente en Urgencias si observan:
• Convulsiones febriles
• El bebé o niño vomita todo lo que toma, incluso el antitérmico.
• Aparecen manchitas en la piel, de color rojizo, que no desaparecen al estirar la piel. Esas manchas, llamadas petequias que indican que un poco de sangre se ha salido de las venas a la piel. Puede indicar que existe un trastorno de la coagulación o que el bebé o niño tiene una infección grave.

Compartir: