LOS MEJORES MOMENTOS DE BARRIO SESAMO

Barrio Sesamo

En la historia de la televisión, la pequeña pantalla nos ha ofrecido un buen número de programas y series que se han convertido en parte de la infancia de muchas personas, así que no nos podíamos olvidar de ‘Barrio Sésamo’, un espacio convertido en un referente televisivo gracias su apuesta por una televisión de calidad pensada de verdad para los espectadores infantiles. Cuantas veces no hemos echado la vista atras al ver algúna serie infantil y nos hemos acordado con nostalgía de Espinete y sus amigos.

A continuación, os mostramos una selección con los mejores momentos de Barrio Sesamo, un entretenimiento ideal tanto para ti como para tus peques durante estos últimos días del verano.

Yo y mi llama

Seguramente sea el fragmento más surrealista de todo Barrio Sésamo y por ello el más querido para muchos, toda una pieza de culto. Pero analicemos la situación: Margarita no solo tiene una llama en su casa (algo muy normal) sino que cada año por su cumpleaños la lleva a la clínica dental y allí nadie se extraña. Por cierto, al final ¿se llama Marichari o Llama?

Maná maná

Si tuviéramos que asignar un himno a Barrio Sésamo ese sería sin duda el ‘Maná Maná‘, nunca una melodía y una letra tan sencilla ha conseguido ser tan pegadiza y reconocida en todo el mundo.

Coco camarero

Lo de ir a un restaurante y que no quede nada de lo que viene en la carta nos ha pasado a todos y automáticamente nos hemos acordado de Coco de camarero. Mejor no discutir con él, ¿que solo queda leche? Pues leche. Ah, bueno, que ahora ni eso. Lo que tú quieras, camarero.

Blas, tengo sed

Epi es el personaje chinchoso por antonomasia, ese compañero de piso que nadie quisiéramos tener, una auténtica pesadilla y sin embargo siempre fue más querido que el bueno de Blas. Ahora dime que no te acuerdas de esta escena cada vez que te acuestas y, de repente, te entra sed. Ojalá todos tuviéramos un Blas en casa.

Tío Pepe y Tía Pepa

Que a los niños les gustan las repeticiones no es ninguna novedad, pero lo de Tío Pepe y Tía Pepa sobrepasa todos los límites. Una auténtica prueba de la paciencia.

Un-dos-tres cuatro cinco-seis-siete-ocho…

Esto es arte, señores, desde esa musiquilla a las ilustraciones y esa animación de la pinball que se introduce en el universo de los números. ¡Qué gozada aprender a contar así!

Letra B

Los Beatles también pasaron por Barrio Sésamo y bajo el nombre de The Beetles nos enseñaron la ‘Letra B’. Recuerda: suenas como la V, letra B. El grupo Los Berzas y Pablo Carbonell la llegaron a versionar.

Está lloviendo hoy

Sí, hoy también esta lloviendo y tú estás en casa viendo esas gotas en el cristal de la ventana y te da por pensar lo bueno que es la lluvia y de repente, sin darte cuenta, ya estás cantando esta canción otra vez.

Soy Ana

Me temo que todas las Anas de este país han tenido que sufrir la canción de que los chicos de este barrio quieren ir a jugar con ellas. ‘Soy Ana‘ fue todo un hitazo de la etapa de Espinete. Mucha atención a la coreografía apta hasta para los más torpes.

Coco, arriba y abajo

Y por último agradecemos al gran Coco que nos dejara bien claro la diferencia entre arriba y abajo, de no ser por él hoy todos estaríamos hechos un lío.

¿Algún otro momento inolvidable de Barrio Sésamo?

Esperamos que te haya gustado este artículo tan nostálgico y divertido. Animate y enseñale a tu hij@ algun trocito de la serie y observa sus reacciones, seguro que te sorprendes y compartes un momento muy especial.

Compartir: