PROYECTO EDUCATIVO

Una escuela en la que se pueda
aprender, sentir y pensar

Proyecto educativo

Partimos del principio de que los primeros años de la vida infantil constituyen un momento básico para potenciar el desarrollo global de los niños/as.

Es necesario establecer las relaciones entre aprendizaje y desarrollo como procesos interrelacionados, ya que es precisamente el aprendizaje en condiciones adecuadas el que permitirá el desarrollo. Nuestra metodología incluye y desarrolla las bases psicopedagógicas más relevantes en educación infantil.

Destacamos entre ellas la enorme importancia de la afectividad y el desarrollo emocional en el aprendizaje (inteligencia emocional), así como la influencia de las bases neurológicas en el desarrollo evolutivo durante los primeros años.

ALGUNOS DE NUESTROS OBJETIVOS FUNDAMENTALES

Trabajamos para estimular al máximo todas las capacidades del alumnado teniendo siempre en cuenta las diferencias individuales y el nivel de desarrollo. Para ello procuramos:

Los valores forman parte de nuestro desarrollo, sobre todo de nuestro proceso humano. Cómo nos relacionamos, cómo afrontamos las situaciones, cómo nos comportamos. En definitiva, cómo somos, son consecuencia de nuestros valores.

LAS FAMILIAS

Pensamos en la familia: Los valores educativos y los aprendizajes que pretendemos sólo llegan a integrarse sólidamente en la vida de los niños/as cuando existe continuidad entre el hogar y el entorno escolar, considerando la participación familiar como uno de los criterios de calidad de nuestro centro.

La escuela está concebida como un espacio familiar y cercano, donde hay que promover una escuela abierta y participativa.

Proyecto educativo

Por ello, queremos fomentar la presencia y la colaboración activa de las familias, su participación en diversas actividades, en la medida de sus posibilidades e intereses.

Independientemente de la participación de las familias en las actividades, siempre va estar presente la comunicación y el intercambio de ideas, como método de conocimiento mutuo y de trabajo conjunto. No debemos perder de vista que la educación de las niñas y de los niños depende en gran medida de las familias, la escuela y los propios niños y niñas. Todos ponemos lo mejor de nosotros para que los niños y las niñas se desarrollen de forma armónica.

Contactos diarios en la escuela y comunicaciones escritas (agenda escolar) entrevistas personales, tutorías, reuniones informativas en los diferentes trimestres del curso escolar, jornada de puertas abiertas y celebración de días especiales (día de los abuelos/as, día de la familia...) talleres (de masaje infantil, de arte, de disfraces...) participación en actividades del aula.